Last Christmas y la bella princesa perdida

por © Newsoncinema

Los años 80 habían llegado a aquel pueblito con nombre árabe en medio del quinto mes del año. Para muchos niños era tiempos de reencuentros con los amigos pero sin embargo aquellos críos que éramos nos vimos marcados entonces por el cineasta estadounidense George Lucas y su Alianza Rebelde. Eran los años dorados del cine y del pop español, Hispania nadaba entre las melodías de Wham!, El último de la Fila, los Héroes del Silencio, Tam Tam Go, La Unión, Mecano y Amistades Peligrosas.  Por aquel entonces encontrar títulos tales como “Cuando Harry encontró a Sally”, “El Club de los Cinco”, “Rambo”. “Jungla de Cristal”, “El Resplandor”, “El precio del poder” o “La Guerra de las Galaxias” era sinónimo de calidad cinematográfica. Una calidad de la que el franquiciado y multimillonario George Lucas supo sacar tajada.

Y tratábamos de enterarnos de todos los detalles de la vida de ese auténtico superhéroe, que devoto y forofo del motor y más concretamente de la NASCAR (National Association for Stock Car Auto Racing) tuvo la intención de dedicarse de lleno al mundo de las carreras hasta el momento que por un azar de la vida decidió acudir a la Universidad de California del Sur donde estudiaría Cinematografía.

Allí dirigió y escribió una decena de cortometrajes, tanto documentales como de ficción, desde mediados de la década de los 60, entre ellos “Herbie” (1966), “The Emperor” (1967) o “THX 1138 4EB: The Electronic Labyrinth” (1967), película de ciencia-ficción que le valió un premio de la escuela de cine y una beca para asistir a un rodaje de una película en la Warner Bros.

A comienzos de los años 70 Lucas fundó Lucasfilm Ltd antes de rodar “American Graffiti” (1973), mirada nostálgica a los comienzos de la década de los 60 producida por Coppola en la que, además de su esposa Marcia, con quien Lucas se había casado en 1969, aparecía brevemente un joven actor llamado Harrison Ford, con quien pronto Lucas conectó fuera de los estudios.

Dos años después del estreno de “American Graffiti” George Lucas creó la compañía de efectos especiales Industrial Light & Magic, sección clave para el éxito de su nuevo proyecto, una epopeya espacial a la que llamó “La guerra de las galaxias” (1977). Poco tiempo después la película se convirtió en un fenómeno sociocultural y Lucas se retiró de la dirección para centrarse en la continuidad del largometraje titulado: “El Imperio contraataca” (1980), dirigida por Irvin Kershner, y “El retorno del Jedi” (1983).

En aquella casa blanca de pueblo andaluz situada en la hoy olvidada y destruida calle San Francisco 5, cuya persiana verde como los ojos de la princesa de George Lucas resaltaba a lo lejos. Desde la puerta de recia madera que había encajado mucha lluvia y mucho portazo se dominaba la que para nosotros era una mítica fuente de los patos bajo el canto de un canario anaranjado.

En aquel modesto salón de aquella casa entrañable veíamos aquel programa de televisión creado por Chico Ibáñez Serrador simplemente llamado ” 1,2,3 responda otra vez” pues por aquel entonces en España tan solo existían unos pocos canales y a no ser que fuese la hora de José María Carrascal el botón de aquella televisión vintage no se giraba.

Fue durante aquel mes de mayo de 1980 cuando vi por primera vez a mi abuelo Pepe hacer malabarismos para sintonizar la emisora desde la que podríamos asistir a una emisión sobre aquella guerra galáctica escrita por aquel hombrecito que quiso ser piloto de carreras y que terminó siendo dueño de un imperio, en el cielo y en la tierra. Ni los golpes cada vez más violentos en la ventana de Pepe el estepeño o de Rosario su vecina conseguirían que aquel amante de cine americano y de aquellas películas de John Wayne, Yonbaine como él le llamaba en su jerga andaluza, lo sacaran de su cómodo asiento frente al televisor.

Treinta y seis años después de su estreno Lucas film regresa bajo la dirección de Gareth Edwards con “Rogue One: Una historia de Star Wars”.

De esta vez El Imperio Galáctico ha terminado de construir el arma más poderosa de todas, la Estrella de la muerte, pero un grupo de rebeldes decide realizar una misión de muy alto riesgo: robar los planos de dicha estación antes de que entre en operaciones, mientras se enfrentan también al poderoso Lord Sith conocido como Darth Vader, discípulo del despiadado Emperador Palpatine.

Irónicamente con el estreno de dicha secuela de héroes sin gloria se va uno de los mayores mitos sexuales de todos los tiempos, Carrie Fisher. La princesa Leia se ha marchado víctima de un infarto a los sesenta años de edad, tal como lo hizo cuarenta y ocho horas antes el cantante y vocalista del grupo Wham! Autor del famoso villancico “Last Christmas” George Michael.

Autor entrada: newsoncinema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *