Sin mitos no hay paraíso

Sergio Berrocal

Ni los santos más santos han podido resistirse. Necesitaban un mito, un guía, para poder seguir viviendo. Y Santa Teresa de Ávila, la erudita, la mejor de las hijas de la Iglesia según sus contemporáneos, se exclama en unos versos que han atravesado tiempos y conciencias:

Vivo sin vivir en mí

Y tan alta vida espero

Que muero porque no muero.

Y al final, desesperada porque Jesús todavía no ha acudido a su llamada –las monjas se unen simbólicamente a Jesús—implora:

Acaba ya de dejarme

Vida, no me seas molesta;

Porque muriendo, ¿qué resta,

sino vivir y gozarme?

Porque aún dentro de la santidad, saber a qué agarrarse es esencial. A ella le han prometido la atención de Jesús, pero no ve a Jesús, su mito irredento, y entonces pide la muerte para poder alcanzarlo. Vivir sin un mito es “morir porque no muero” porque todos necesitamos saber que hay alguien o algo que nos proteje, al que seguimos, el que se ha convertido en un espejo en el que deseamos vernos en todo momento de nuestras vidas. Empezamos en la infancia. A veces el mito es el padre, la madre, pero la mayoría de las veces un personaje fuera de serie que solo se encuentra en general muy lejos de nuestro entorno familiar, en el cine y en las novelas. Buscamos y por fin encontramos el que mejor se adapta a nuestra forma de entender lo que debería ser la vida y lo que nosotros querríamos ser. Aquel mosquetero llamado D’Artagnan al que Alejandro Dumas dio la vida de la fantasía honesta y pura ha sido el mejor de los amigos, el mito, de millones de niños. Cientos de miles de ellos seguirán conservándolo de mayores. Porque cuando se crece, se entra en la edad reflexiva, la necesidad de tener alguien al lado es más imperiosa. El mundo se hace más difícil y la vida más cruel a veces. Llegamos a los treinta, cuarenta años y todavía nos sorprendemos recordando a aquel Zorro con antifaz y espada que en una comarca de México luchaba sin que ello le reportase nada por la libertad, la justicia, por cada uno de nosotros.

Autor entrada: newsoncinema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *